Entrevista a Esther Linares Hernández, arquitecto técnico y alumna de IMADDE

16.02.2014 13:17

El interiorismo es un complemento que echaba de menos en una carrera tan técnica como la Arquitectura.

Por Laura Gómez Lama  

 

Una nueva hornada del Máster Global de Interiorismo de IMADDE se prepara para enfrentarse al reto de hacer compatibles los gustos y tendencias decorativas con la mejor opción para hacer funcionales los espacios. Este es el objetivo de la próxima promoción, que ya está ultimando los detalles de sus respectivos proyectos para viviendas. Algunos, como el de Esther Linares Hernández, una joven arquitecto que ha decidido completar su formación en IMADDE Escuela de Diseño, ya están listos para exponerlos a la crítica mirada de profesionales y público.

 

¿Te ha resultado muy duro abordar este primer reto de hacer habitable un garaje de medidas y situación real?

La verdad es que cuando Carlos Rubio, director del Máster, nos dio el enunciado del proyecto y me vi con un plano de un garaje totalmente vacío y con formas un tanto raras, me asusté un poco y creía que no iba a ser capaz de sacar de ese espacio nada que fuese por lo menos decente. Pero después de echarle unas cuantas horas, eso sí, al final conseguí crearlo. Así que te podría decir que, al principio, sí que fue un poco duro, pero luego le coges el gustillo.

 

Háblanos de tu visión del espacio y de la estética minimalista y “high-tech” (industrial) de tu trabajo.

Es la que nos venía impuesta y no es que sea mi preferida. La verdad es que estaba un poco perdida a la hora de organizar el espacio de manera que diese la impresión de ser una superficie abierta al estilo industrial, sin que el ambiente resultase frio o poco acogedor. Mi proyecto es la interpretación que yo he hecho de esa mezcla y estoy bastante satisfecha con el resultado de mi primer diseño.

 

Los conocimientos previos suelen arrastrar algunos vicios que a veces impiden empezar una tarea desde otra perspectiva, como ocurre con la arquitectura y el interiorismo. En tu caso, ¿ha sido una ventaja o un inconveniente?

Venir de una carrera más técnica implica una costumbre, al empezar a diseñar, de pensar si lo que quiero proyectar se puede hacer o no, lo que ha llevado consigo alguna que otra regañina por parte de los profesores. Según ellos, debemos crear sin tener en cuenta el aspecto real, al menos en una primera fase. Aunque, como arquitecto que también soy, yo sigo sin estar de acuerdo.

 

Cuéntanos quién es Esther y cuáles han sido los pasos que le han llevado a dirigir su carrera hacia el interiorismo.

Esther es una chica de 24 años, recién diplomada en Arquitectura Técnica, amante de los animales y muy maja –dice mientras se sonríe-. Es un tanto tímida, eso sí, y no puede verse durante mucho tiempo sin hacer algo de provecho. De esta inquietud, precisamente, viene la determinación de ampliar mis conocimientos con este máster. Al menos, una parte de esa decisión. La otra viene de que el interiorismo es algo que siempre me ha gustado y que echaba de menos en mi carrera, que es mucho más técnica que estética. Vi el interiorismo como un complemento muy bonito a la Arquitectura Técnica y es a lo que espero dedicarme en un futuro próximo.

 

Aún queda otro proyecto por hacer enfocado a locales comerciales y de restauración, pero la materia principal ya la has estudiado, ¿responde a tus expectativas?

Totalmente. La verdad es que está resultando mejor de lo que me imaginaba. Ayuda mucho estudiar en un ambiente tan familiar, en esa clase tan acogedora y siendo un número reducido de personas. ¡Ah! Y con las ya famosas meriendas –ríe. Todo eso hace que te sientas más a gusto y que no se te haga duro.

 

¿Cuáles crees que son los puntos fuertes del curso y cuáles habría que mejorar?

Pienso que el punto fuerte del curso, sin duda, es el manejo del programa Sketchup, que es lo que te permite crear todo lo que tienes en la cabeza. Y lo que a mí me hubiera gustado es profundizar más en los distintos estilos que hay y seguir viendo ejemplos, aunque ya sé que se mezclan mucho. Sin embargo, cuando tuve que enfrentarme al proyecto de vivienda, los eché de menos al no saber muy bien cómo interpretar los estilos.

 

Como has comentado, el programa Sketchup para presentaciones de los diseños en 3D merece una mención aparte. ¿Cuál ha sido tu experiencia en su aprendizaje?

Al principio creía que iba a ser más difícil de lo que realmente ha sido. Veía esos diseños y me parecían complicadísimos de hacer, pero ha resultado una herramienta muy accesible que te da la posibilidad de crear cosas muy chulas.

 

¿Tienes en mente cuál va a ser tu siguiente paso cuando acabes?

Sí, intentar trabajar en esto y poder combinar la arquitectura técnica con la de interiores.