¿Cambiamos de look?

Cuando  necesitamos un cambio de imagen, nos compramos ropa nueva, nos cortamos el pelo,  incluso los más atrevidos  nos cambiamos  hasta el color…yo siempre digo que luego crece ;-) Con la decoración nos pasa lo mismo. No hay que tenerle miedo a los cambios, dan vida y alegría, y siempre hay tiempo para variarlos.

En esta ocasión vamos a intervenir con un  servicio “Home Staging” en un  dormitorio. Nos disponemos  a realizar pequeños cambios que le darán otro  aire. Son pequeñas modificaciones  que podrás hacer tu mismo si eres un poco manitas, o bien optar por el profesional idóneo.  

El interiorista puede  aportarte las ideas y buscarte las soluciones más eficientes y decorativas, tanto en su distribución como en los elementos a elegir. También,  si lo deseas, puedes dejar en sus manos de principio a fin;  Cerrar la puerta de la casa por la mañana,  y por la noche al regresar del trabajo… ¡Encontrártelo  todo listo! ¡Un sueño hecho realidad!

Empecemos  por el color de las paredes. Las franjas que ya han sido pintadas me parecen acertadas. Así que las hemos aprovechado y hemos variado unicamente un solo color de ellas; el cambio es  llamativo.
 
 
 
 
 

Seguimos con la brocha. El siguiente paso será eliminar el color rosa de los cajones de la cama, así como los tiradores de los cajones y de las puertas de los armarios.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La luminaria ha quedado algo desfasada con el estilo del cuarto,  queremos eliminar el aire infantil y darle un aspecto más actual y juvenil  con esta nueva lámpara de aluminio lacada en blanca y combinada con soporte de madera.
 Las ventanas cuentan ya con un estor, pero le daremos un toque decorativo y romántico, añadiendo a cada lado, unas ligeras cortinas  del color verde agua de la pared que permiten perfectamente  el paso de la luz.
 
 
 
 
 
Las mesas de escritorio individuales  fueron útiles en su momento para hacer las tareas diarias y también  para jugar. Ya que sus ruedas permitían moverse y ser versátiles como como mostrador para jugar a las tiendas,  a los colegios… etc. Hoy las necesidades han cambiado y las 2 niñas que comparten este dormitorio  requieren una mesa que tenga más capacidad para poner en ella todo  el material de trabajo (cuadernos, libros, ordenador…) Esta mesa además de proporcionar más comodidad para el estudio por su gran tablero, aligera el espacio por sus líneas rectas y su disposición.
 Las sillas también vamos a sustituirlas por unas más desenfadas y coloridas. Son ligeras y plegables;  que recogen perfectamente la espalda y son muy cómodas como para pasar largo rato sentados en ellas mientras se realizan las tareas escolares. 
Y como siempre existe la frase: “ya que estamos…”, Pues ya que estamos, sustituimos la moqueta de color canela  por  un suelo laminado en blanco “Roble Painted Premium”. Esto hará más amplio y luminoso el dormitorio. Nuestro “ya que“, supone un trabajo añadido porque hay que vaciar y desmontar todos los muebles de  la habitación completamente y luego volver a instalar. 
 
Sin embargo, el esfuerzo bien ha merecido la pena. 
El resultado ha sido espectacular y los objetivos y cambio de look cumplidos: ¡Habitación más espaciosa, luminosa y actual!
 

¡Revisemos la lista de la compra y veamos por cuanto nos ha salido este cambio de look del dormitorio!