Como crear nuestra propia zona de trabajo en casa.

Es hora de poner nuestra zona de trabajo a punto. Hoy os dejamos unos cuantos consejos para que seáis capaces de diseñar vuestro propio despacho en casa, ajustado a vuestros gustos y necesidades. 

Normalmente pensamos en una zona aislada y tranquila para nosotros mismos, pero puede ser que este espacio sea compartido para dos (pareja, hermanos, etc.). En cualquier caso, los consejos que os dejamos a continuación se ajustan a todos los casos. 

Aspectos a tener en cuenta para el diseño de nuestro espacio: 

1. LUGAR
Tenemos varias opciones: habitación independiente o en una zona de alguna estancia (habitación, salón...). Sea cual sea el espacio, tenéis que evitar distracciones, estar cómodos y generar un ambiente agradable y laboral para realizar las tareas. 

2. ILUMINACIÓN
La mejor iluminación para trabajar es sin duda la luz natural! Hay que intentar no dar la espalda a este gran foco, las ventanas, para así evitar sombras en nuestra mesa y que el Sol refleje en la pantalla del ordenador. Aun así, debemos apoyarnos de iluminación artificial. A parte de la luz general, es muy importante tener una luz puntual (flexo) que nos ilumine donde estamos trabajando y no formar la vista.
*(para evitar sombras con los flexos mientras se escribe, los diestros deberán colocarlo a su izquierda y los zurdos a su lado derecho).

3. ORDEN 
Mantener el orden en la zona de trabajo es fundamental para que no habite el caos: cajoneras, estanterías, cestos, archivadores, papeleras...etc. 

 

Una buena opción para aquellos que les gusta estar planificados en cada momento es poner una pizarra de pintura especial o pintura imán, un vinilo decorativo... 

 

 

En cuanto a los muebles de almacenaje, depende del espacio del que se disponga. Para espacios pequeños, una buena solución es ocupar el espacio de arriba de la mesa con estanterías o baldas. 

Si tu espacio es mayor, es mejor usar muebles bajos para crear una habitación diáfana. Las cajoneras con ruedas son una buena opción porque ocupan un espacio perdido debajo de la mesa que normalmente se desaprovecha. Otra ventaja de este mueble es que con un simple movimiento se convierte en una mesa auxiliar! 

Para los más caóticos y desordenados, mejor usar armarios cerrados que estanterías abiertas ya que la montaña de papeles, post-it por todas partes, libros... son objetos que acaban contaminando visualmente el espacio. 

Una buena forma de ordenar los papeles son con clasificadores, los hay de muchas formas y colores. Órdenalos por colores y así la búsqueda será más sencilla. Lo más importante es que el material de oficina esté lo más accesible desde el asiento, para evitar levantarnos y distraernos (algo muy común sobretodo cuando la tarea es aburrida y no nos motiva). En esa mesa sólo tienes que tener lo imprescindible. 

4. ESTILO Y DECORACIÓN
El estilo decorativo tiene que ser propio y personal, como más te guste y te haga sentir bien ya que pasarás muchas horas ahí trabajando. 
En lo que a colores se refiere, van gustos. Los neutros y sosegados como el blanco, negro y gris siempre van bien y no te alteran. Si quieres un espacio más vivo y con más enegía puedes utilizar tonos rojos, amarillos, verdes... pero siempre pequeños toques como en complementos o elementos decorativos. 

5. MESA
Podemos encontrarlas de todas las formas: estrechas, largas, con mucho confo...
Para saber cuál es tu tipo de mesa más óptima tienes que medir lo que ocupas cuando estás trabajando. Por ejemplo, una mesa en la que solo se va a usar un portátil, con 35-40 cm de profundidad basta. Si por el contrario usas un monitor, lo ideal serían 55-60 cm para poder trabajar a gusto. 
En cuanto al material, si tu espacio es reducido, una solución es que sea de vidrio ya que pasará desapercibida y no ocupará volumen visualmente. 

6. SILLA
Es muy importante elegir una silla cómoda y ergonómica para evitar malas posturas y descansar nuestra espalda. De nada sirve que sea muy bonita si luego no se adapta a nosotros y no podemos pasar largas horas en ella!
Pasaremos mucho tiempo en ella, así que  mejor invertir en una buena silla. Si por el contrario es para pasar poco tiempo, puedes optar por cualquier silla. La ideal: con ruedas, brazos y ergonómica. 

 

Fuente imágenes: Pínterest