Entrevista a Rocío Carrasco, alumna de Imadde Escuela de Diseño

Entrevista a Rocío Carrasco Puerto, ex alumna de Imadde y a punto de fundar su propia empresa de interiorismo.

David Ramírez Martínez

 

 

Por David Ramírez Martínez

No había estudiado dibujo técnico en mi vida, pero en Imadde me comentaron que eso posiblemente no sería un impedimento para poder cumplir mi sueño

Rocío Carrasco Puerto tiene 43 años, y podría decirse que es una recién llegada al mundo del interiorismo, ya que su experiencia laboral anterior no tenía absolutamente nada que ver con ello. No obstante, gracias a lo que ha aprendido en el máster de interiorismo impartido por Imadde, como ella misma nos asegura, ha aterrizado en la profesión con fuerza y ganas de triunfar. Tanto es así, que está a un paso de poner en marcha su propia empresa en el sector.

--P: En primer lugar, Rocío, háblanos de ti para que te conozcamos. ¿Qué estudios previos tenías antes de llegar a la escuela de Imadde?

--R: Pues mira, yo había estudiado farmacia. De hecho he estado veinte años vinculada al mundo farmacéutico. Sin embargo, por motivos de salud me vi obligada a hacer un parón laboral, y ese período de tiempo en el que estuve sin trabajar no solo me permitió mejorar mi estado de salud, sino que además me sirvió para meditar sobre lo que realmente me gustaría hacer a partir de entonces. Ahí fue cuando me planteé que me encantaba el interiorismo, y me empecé a informar sobre centros donde poder estudiar esta profesión.

--P: Es curioso Rocío, porque en tu caso y sin experiencia previa pasaste de una profesión como la farmacéutica al interiorismo, un mundo laboral totalmente distinto al que conocías anteriormente. ¿Has conseguido ya ejercer como interiorista?

--R: Bueno, en la actualidad no estoy ejerciendo como tal, pero estoy en proyecto de crear mi propio estudio de interiorismo con la ayuda de una amiga, y la verdad es que ambas estamos muy ilusionadas con las expectativas que presenta este nuevo proyecto.

--P: ¿Cómo conociste Imadde y qué te llamó la atención de esta escuela?

--R: Realmente conocí esta escuela a través de una amiga que había sido alumna de Carlos Rubio, y me dijo que él iba a fundar Imadde Escuela de Diseño. Pero mi hándicap era que yo no poseía estudios afines al interiorismo. De hecho, yo no había estudiado dibujo técnico en mi vida. Aún así, cuando conocí Imadde, ellos me comentaron que posiblemente eso no sería un impedimento para poder cumplir mi sueño.

--P: Teniendo en cuenta lo que nos has contado, Rocío, te encontraste con alguna dificultad a la hora de afrontar lo que sin duda era todo un reto para ti?

--R: No, la verdad es que no. Desde el principio me sentí bastante arropada por el instituto, ya que incluso cuando alguna materia me suponía algún impedimento y no podía seguir el ritmo de mis compañeros, los profesores me ayudaban a solventar las dudas a través de tutorías personalizadas. En fin, que te lo ponen bastante fácil.

--P:  Me imagino que al principio debió ser difícil adaptarte, puesto que partías casi de cero en tu formación. ¿Qué proyectos realizaste durante el máster y cómo los fuiste abordando?

--La verdad es que los proyectos los fui abordando sobre todo con mucho tesón y con muchas ganas. Yo creo que con esas dos cosas se supera todo en la vida. Creo que hay cosas mucho peores como por ejemplo la salud, y a partir de esos retos te pones unas metas y te dices “mira, si no lo consigo en un período de tiempo más breve pues será un poquito más tarde”, pero sin duda lo importante es conseguirlo.

--P: Háblanos ahora del desarrollo del máster propiamente dicho y de los proyectos que se te presentaron durante el transcurso del mismo.

--R: Inicialmente, en el máster comenzamos recibiendo unas clases teóricas impartidas por los profesores de la escuela, y ya he dicho que en mi caso, si tenía alguna duda o alguna cuestión que no me quedaba del todo clara acerca de lo que se explicaba en estas clases, pues ellos me ayudaban de mil amores, como se suele decir. Finalmente, nos mandaron dos proyectos para poner en práctica lo que habíamos aprendido en el apartado teórico: uno era un piso de cien metros cuadrados en el que teníamos que hacer una reforma integral, y el otro, que fue el proyecto de final de curso, por decirlo de alguna manera, en el cual nos pedían mejorar la distribución de un restaurante japonés debido a las dimensiones reducidas que tenía el local. La verdad es que todo lo que aprendí en el máster me ayudó muchísimo a ponerme en contacto de antemano con la realidad con la que ahora me encuentro, porque inicialmente uno piensa que va a estar muy perdido en este mundillo. No obstante, como los profesores de Imadde te ponen delante varios casos prácticos, pues la verdad es que luego afrontas la vida laboral estupendamente y sin tener miedo ninguno, ya que en Imadde nos dan los conocimientos suficientes para poder dedicarnos a esta profesión.

--P: Nos decías que tú ahora estás intentando montártelo por tu cuenta en un estudio junto a una compañera tuya. ¿Hay algo que te haya venido de nuevas al comenzar a ejercer la profesión por tu cuenta, o el máster te ha ayudado en todo a tener esa base previa para acometer el proyecto?

--R: Me ha ayudado en todo, la verdad, porque los profesores en todo momento nos hablan de sus propias experiencias, nos ayudan muchísimo a la hora de podernos encaminar a la realidad que nos vamos a encontrar, y nos sitúan ante casos tan reales que a la hora de la verdad, al menos en mi caso, lo que estoy viviendo ahora ya me dijeron que lo iba a vivir. O sea, que no me veo perdida en absoluto.

--P: ¿Hubo algo que echaste en falta en tu aprendizaje?

--R: En absoluto, porque en realidad es una formación contínua la que te ofrecen. De hecho, una vez que terminas los estudios en Imadde, te permiten seguir en contacto con ellos para informarte de cursos nuevos que se imparten para completar tu formación académica, por lo que en ningún momento dejas de estar al día. También desde Imadde te invitan a asistir a visitas programadas de ferias y exposiciones, además de darte a conocer diferentes tiendas de materiales y proveedores. Como ya he dicho, gracias a Imadde nunca dejas de estar al día.

--P: Por todo lo que nos has comentado durante la entrevista, la respuesta a la siguiente pregunta me la imagino, pero te la voy a plantear igualmente. Recomendarías estudiar este máster de interiorismo a otros profesionales como tú? ¿Por qué?

--R: Lo recomendaría totalmente. No solo por el nivel profesional que adquieres, sino por la calidad humana del equipo de profesionales con los que cuenta esta escuela. Sencillamente, son estupendos.

--P: ¿Y con respecto a tu proyecto, por si hay alguien interesado en ponerse en contacto contigo, podemos adelantar alguna cosa o todavía hay que esperar un poquito para concretarlo?

--R: Pues de momento hay que esperar un poquito, pero en cuanto arranquemos este nuevo proyecto os lo haremos saber.

--P: Nos mantendremos atentos entonces. Por último, solo nos queda darte las gracias por tu atención y por tu tiempo. ¿Hay algo más que quieras añadir?

--R: Simplemente darles las gracias a los profesores de Imadde de mi parte por habérmelo hecho tan fácil y tener la calidad humana y profesional que tienen. La verdad, estoy encantada de haberles conocido.