El Abracadabra del Estilismo

 

 

Por Nuria Marín

Por nuestras manos han pasado un gran número de revistas como "Nuevo Estilo", "Mi casa", "el Mueble", "Arquitectura y Diseño", "Habitania", etc; Yo particularmente me las he empapado todas, son mi pequeña debilidad, como imagino que os ocurre a muchos de vosotros que como interioristas o amantes de la decoración no podéis evitar dejaros embrujar por cada uno de los ambientes que aparecen en sus páginas.

Los encargados de realizar este embrujo son los estilistas; como es el caso de Cristina Rodríguez Goitia, estilista-deco e interiorista que ha desarrollado su trayectoria profesional colaborando durante mas de 19 años en agencias de publicidad, en el sector privado y en revistas de decoración como las citadas anteriormente. Además, Cristina comparte sus conocimiento en el curso de estilismo audiovisual, a través de Imadde Insenia,  junto al fotógrafo Jaime Ferrer, ambos del Estudio Arcota. 

En el mundo del interiorismo, como bien dice Cristina Rodríguez “Un elemento esencial es estar al día de las novedades, de los cambios y tendencias y para ello es fundamental  el continuo  aprendizaje, el investigar y aplicar las últimas novedades decorativas" . Muchas de estas tendencias las podemos seguir a través de estas revistas, por ello si teneis oporunidad de viajar al extranjero este verano, incluirlas en vuestra maleta de vuelta. Os serán de gran ayuda. Como interioristas habréis de seguirlas en vuestros proyectos, o bien ser vosotros los que marquéis tendencia con vuestros diseños. 

En el estudio Arcota, se realiza la puesta en escena de lo aprendido en las aulas. Tanto Cristina  como Jaime son  los encargados de desvelarte los secretos de esa magia que comentábamos. Hay que reconocer, que en un primer momento, al descubrir lo que ocurre tras el telón, sientes un cierto desencanto, como el niño que descubre quien es su  Ratoncito Pérez. Aquellas maravillosas casas y mansiones con las que hemos soñado, han resultado no ser tan reales como imaginabamos al descubrir el “montaje y  los entresijos” del plató; la mano del estilista es el gran protagonista de tal efecto.  Sin embargo, y de inmediato “ese primer chasco” se convierte en fascinación ante el  poder de crear y transformar un espacio de la nada, de jugar con la cámara, con las luces y las sombras para producir un efecto y una imagen inigualable. Y digo inigualable, porque cada centímetro que se  mueve  en la composición creada, varía por completo el efecto deseado en la imagen final.

Tanto Cristina como Jaime son grandes maestros y se enamoran de cada una de sus creaciones hasta buscar la máxima perfección:

“Es fundamental trabajar los encuadres y formatos, y   aprender a mirar por cámara para conseguir el mejor resultado de nuestro trabajo”.

En estas imagenes podemos apreciar como a partir de los mismos elementos  se puede crear un efecto y resultado totalmente diferente.
 

El cliente del estilista pueden ser las agencias de publicidad y comunicación, la cadena de proveedores, o directamente el propio fabricante del producto. En función de sus necesidades pueden demandar los servicios de un estilista para el rodaje de una película, de una serie o de un  anuncio de televisión; o bien para un reportaje fotográfico que podrá ser para editorial o publicidad. 

En el siguiente caso el estilista audiovisual fue solicitado para reaizar un catálogo de productos, con el fin de mostrar a su cliente final, las cualidades y detalles de las vajillas que comercializaba.

Esta es la magia de la que os hablo. ¿No os parece mentira, que de esa primera imagen en la que se suceden tantos cambios y pruebas con un tejido u otro, añadiendo y quitando elementos…pueda resultar una imagen tan bella y tan pura como esta? 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tal y como veíamos en las imagenes anteriores, en función de la petición del cliente y del briefing facilitado, se buscará a través de la imagen resaltar el producto final, bien con una silueta,  bien con un bodegón o bien con un ambiente. Este ambiente puede ser real o ficticio, en el primer caso se realizan localizaciones de viviendas, de locales u hoteles. En el caso de ser ficticio ser recrean ambientes en el mismo estudio acordes con el objetivo reseñado por el cliente y  diseñados con la  creatividad del estilista.
 
Os muestro un ejemplo de ello de inicio a fin, ¡no tiene desperdicio, hasta el vuelo de la cortina esta logrado!

Sin lugar a dudas es una profesión fascinante ¿ Y cuál es la receta para ser un buen estilista?

Se requiere de una fina técnica y una nutrida experiencia, combinadas con un exquisito estilo y una dosis de intuición, y por supuesto, mucha, mucha creatividad y dedicación.

Os dejo con otra recreación de otro ambiente que acompaña nuestra estación actual: el verano. En el estudio, y partiendo de cero, se ha creado una bonita estampa en el que una hamaca, una revista y unas chanclas, combinadas con los justos elementos, generan la perfecta armonía para que te inspiren, para que desees por unos instantes ser tú el que esté tumbado en ella.
 

.

Aquí termina la varita mágica del Estilimo Audiovisual

¡Espero que os haya gustado!

 
Se impartirán clases teóricas, pero sobre todo dedicaremos una gran parte del curso a practicar en el estudio, creando bodegones y ambientes reales in situ para un mayor aprendizaje y entender así mejor a crear proyectos efímeros.
 
 
 LA magia de las Revistas….
Sobre nuestras manos han pasado un raudal de revistas como Nuevo Estilo, Mi casa, el Mueble, Arquitectura y Diseño, Habitania, etc; Yo particularmente me las he empapado todas, son mi pequeña debilidad, como imagino que os ocurre a muchos de vosotros que como interioristas o amantes de la decoración no podéis evitar dejaros embrujar por cada uno de los ambientes que entre sus páginas encontráis.
 
Los encargados de realizar este embrujo son los estilistas; como es el caso Cristina Rodríguez, estilista-deco. Cristina estos días ha impartido un curso de estilismo audiovisual a través de  Imadde Insenia junto al fotógrafo  Jaime Ferrer, ambos del Estudio Arcota.
 
Las  clases teóricas son un lujazo porque se  imparten con grupos muy reducidos, en este caso siete alumnos, y esto hace que sean muy cercanas a la par que provechosas, En el mundo del interiorismo, como bien dice Cristina Rodríguez “ Un elemento esencial es estar al día de las novedades, de los cambios y tendencias” y para ello es fundamental  el continuo  aprendizaje el investigar y aplicar las últimas novedades decorativas” Muchas de ellas las encontramos a través de estas revistas, tanto nacionales como internacionales.
 
 
  
 
 
 
La siguiente parte del curso es la puesta en escena de lo aprendido en las aulas en los estudios de Arcota. Tanto Cristina  como Jaime son  los encargados de desvelarte los secretos de esa magia que comentábamos. Reconozcamos, que en un primer momento, al descubrir lo que ocurre tras el telón,  sientes un cierto desencanto, como el niño que descubre quien es su  ratón Pérez. Aquellas maravillosas casas y mansiones  no son tan reales como imaginabas al descubrir el “montaje y  los entresijos” del plató; la mano del estilista es el gran protagonista de tal efecto.  Sin embargo, y de inmediato “ese primer chasco” se convierte en fascinación ante el  poder de crear y transformar un espacio de la nada, de jugar con la cámara, con las luces y las sombras para producir un efecto y una imagen inigualable. Y digo inigualable, porque cada centímetro que se  mueve  en la composición creada, varía por completo el efecto deseado en la imagen final. 
 
 
 
  
 
 
 
 
Tanto Cristina como Jaime son grandes maestros y se enamoran de cada una de sus creaciones hasta buscar la máxima perfección. Así es su trabajo y así se lo enseñan a sus alumnos: “Es fundamental Trabajar los encuadres y formatos, y   aprender a mirar por cámara para conseguir el mejor resultado de nuestro trabajo”.
 
 
El cliente final del estilista pueden ser las agencias de publicidad y comunicación, la cadena de poroveedores, o directamente el propio fabricante del producto. En función de sus necesidades pueden demandar un estilista para el rodaje de una película, de una serie o de un  anuncio de televisión, o bien para un reportaje fotográfico que podrá ser para editorial o publicidad.
  
 
Com0 a partir de los mismos elementos  crear un efecto diferente.
 
  
 
Esta es la magia de la que os hablo. ¿No os parece mentira, que de esa primera imagen en la que se suceden tantos cambios y pruebas con un tejido u otro, añadiendo y quitando elementos…pueda resultar una imagen tan bella y tan pura como la de la derecha?
 
  
 
 
  
 
 
En función de la petición del cliente y del briefing facilitado, se buscará a través de la imagen resaltar el producto final, bien con una silueta,  o un bodegón o bien un ambiente. Este puede ser real o ficticio, en el primer caso se realizan localizaciones de viviendas, de locales u hoteles. En el caso de ser ficticio ser recrean ambientes en el mismo plató acordes con el objetivo reseñado por el cliente y  diseñados con la  creatividad del estilista.
Os muestro un ejemplo de ello de inicio a fin.
 
 
       
  
 
 
 
 
Sin lugar a dudas es una profesión fascinante ¿ Y cuál es la receta para ser un buen estilista? : Se requiere de una fina técnica y una nutrida experiencia, combinadas con un exquisito estilo y una dosis de intuición, y por supuesto, mucha, mucha creatividad y dedicación.
Aquí termina la barita mágica del Estilimo audiovisual. Espero que os haya gustado! Os dejo con otra recreación de otro ambiente que acompaña nuestra estación actual, el verano.