Las 8 reglas de Oro para decorar esta Navidad

Con la llegada de la Navidad el poder de transformar un ambiente se produce en cualquier rincón donde miremos: calles, restaurantes, comercios, empresas, y hogares. Todos se engalanan para disfrutar de estos días. Cada cual a su manera y aplicando su criterio. A mí me gusta decorar para la ocasión y llamar a las cosas por su nombre, así que si celebramos Navidad, me gusta que se respire como tal y evitar los sucedáneos, en las que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Cuando entramos en las tiendas y nuestros ojos y bocas quedan abiertas por la fantástica decoración, es porque por allí pasó un gran estilista que consiguió crear en ti ese maravilloso efecto de la admiración.

Cuando dudaste entre un restaurante y otro, y finalmente algo poderoso te atrajo y te produjo una sensación agradable y acogedora que te invitó a entrar en este y no en otro, fue la mano de un estilista también.

He de decir que también en estas fechas, con formación o sin ella, muchos sacan de si esa faceta estilista y son capaces de crear y redecorar bonitos espacios que hacen más entrañables  estas fechas. Eso mismo ocurre en los hogares, cada uno pone su toque de creatividad, incluidos los pequeños de la casa, y entre todos configuran un bello entorno para ser vivido con intensidad.

A pesar  de sentirnos creativos y dejar volar nuestra imaginación deberíamos seguir unos prácticos consejos  que os dejo a continuación:

1. Lo primero es definir nuestro objetivo, antes de  hacer una compra compulsiva y llenar el carro de un montón de cosas, pregúntate que quieres  lograr en tu decoración. Los comercios como grandes maestros de las ventas, harán que todo se te antoje ¿buscas elegancia?¿ Buscas la naturalidad en la decoración? ¿Quieres crear un ambiente  navideño dirigido a los niños? ¿Quieres causar sensación? ¿Desearías lograr un ambiente en el que se respire paz o por el contrario tienes un impulso fiestero que invita a la diversión?

2. “Menos es más”. No tratemos de añadir una y otra cosa sin cesar.  Es más fácil acertar con una decoración sencilla que con una sobrecargada. 

3. Busca un punto focal. Tu casa o tu comercio puede estar decorada con motivos navideños, pero habrás de destacar un punto que sea el protagonista. Puede ser el Belén, el árbol de navidad, un centro de mesa, un collage de felicitaciones Navideñas de años anteriores , un montón de cajas de regalos iluminados en la entrada… ¿Cuál te gustaría que fuese tu protagonista?

4. Seamos fieles a nuestro estilo. Cuando forzamos la decoración y tratamos de copiar una revista, o una tendencia con la que no nos identificamos, el resultado final nunca nos convencerá. Se tú mismo y déjate llevar.

5. El color .El plata y el oro son un clásico de la Navidad, así como color el rojo  que siempre funciona; combínalos con aquel que te gusten como el fucsia el azul, el verde, incluso contrastando con el negro. Recuerda aplicar siempre el punto 2 :“menos es más”, no mezcles demasiados colores. Puedes seguir una gama de colores y romper con uno distinto.

 

4. Introduce motivos naturales como hojas secas , piñas, acébo, etc. darán calidez al ambiente.

5. La iluminación es la parte más sensual de la decoración. La luz de ambiente, las tiras de led y las velas no deben faltar. Estas últimas, bien encendidas o apagadas, forman parte de la decoración de Navidad. En el mercado  puedes encontrar velas que simulan a las de verdad y que tienen incorporada una luminaria led, esto te permite tenerlas encendidas con poco consumo y sin riesgo de accidentes.

6. Las telas son también un buen complemento, combínalas usando distintas mantelerías, y caminos de mesa, incluso añade algún cojín navideño a tu sofá.  Pero recuerda la regla 2, no abuses y  trata de equilibrarlo todo.

7. La vajilla en la mesa puede ser  específica de Navidad, o bien decantarte por una sencilla, a la que poner un bajoplato de color oro , y una servilleta sencilla a la par que elegante con un servilletero elegido para la ocasión. Unas bonitas bandejas adornadas con unas ramitas verdes o en color plata, serán suficientes para dar ese toque Navideño al  servir un plato. Como el mezclar varios estilos es tendencia, puedes arriesgarte con una cubertería retro, y unas copas de colores, y estarás a la “moda”. Esa suerte que tenemos de que valga todo, o casi todo.

Como recomendación personal te diré, que lo bello y estético no está reñido con lo práctico. Y ya que ésta, va a ser  una decoración con la que convivas unas semanas, decántate por elementos que no ensucien demasiado, que no te impidan el paso, y te permitan desempeñar tus tareas del día a día con absoluta normalidad.

8. Y la última y la más importante, la gran regla de oro: LA ARMONÍA, que ha de estar presente en cada paso que des. Cualquiera de los elementos que vayas a introducir forman parte de un todo.

Ya tienes todos los ingredientes para obtener una buena decoración, así que con todo esto y con mucha felicidad, te dejo para que disfrutes de tu Navidad.

¡Y por pedir que no quede...!